martes, 9 de febrero de 2016

Diez personajes bolivianos que deberías conocer


 Vamos a suponer que el único boliviano al que conocés es Evo Morales. Así es, ese indiecito de tez morena y origen aymara que gobierna al país. Ese señor al que le detuvieron el avión en Suiza hace tres años. Ese narizón que nacionalizó varias empresas y le subió el autoestima a su pueblo. Ese trompetista que gustaba mucho del fútbol y creció hasta unirse a movimientos sociales. Ese hombre con cara grande y rasgos caricaturescos. Con sus luces y sombras, es un personaje que se ha convertido en algo así como el sello de Bolivia a nivel internacional.

 Debido a su gran fama, quedará excluido de esta lista, así como otros bolivianos que siguen vivos, porque nos enfocaremos en el pasado, en aquellas personas, ya fallecidas todas, que influyeron para bien o para mal en el país. Luego de leer todo esto, sabrás de la existencia de varias personalidades que forman parte de la cultura e identidad nacional de lo que conocemos como Bolivia. Esta vez nos centraremos en la política, entendida como la capacidad de organización y movilización al servicio o perjuicio de un pueblo.

Víctor Paz Estenssoro


 Se lo recuerda principalmente por encarar los cambios nacionales más significativos del siglo XX, luego de la Revolución del '52 (una de las más importantes en Latinoamérica) y por haber sido uno de los fundadores del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), quizás el partido político más influyente de la historia boliviana. Su relevancia fue tal, que llegó incluso a visitar a John F. Kennedy en la Casa Blanca.

 Fue tan, ¡pero tan carismático!, que con 4 periodos presidenciales es de los bolivianos que más tiempo ha durado en el poder, junto con Andrés de Santa Cruz y Evo Morales. Algo curioso de este hombre es que nació en Tarija, siendo que los bolivianos que más influyen en el país suelen ser de occidente y no de oriente o del sur.

 Fungió como ministro de Gualberto Villarroel y posteriormente ganó las elecciones del '51, pero su triunfo fue anulado por el presidente Urriolagoitia, hecho conocido como 'el mamertazo', y se exilió hasta el triunfo de la la Revolución Nacional (RN), luego de la cual pudo asumir el mando en paz.

 Entre sus aciertos se encuentran la Reforma Agraria, el sufragio universal (incluyendo a los indígenas) y la nacionalización de las minas. Gracias a la (RN), Bolivia ingresó oficialmente al Siglo XX, pues antes se vivía una época donde todavía habían indicios de feudalismo y discriminación, lo que podemos considerar como un período de atraso. Sin embargo, entre las sombras de este gobierno se encuentran los famosos campos de concentración y que no se exterminó por completo a la oligarquía que había dominado hasta entonces, liderada por los 'barones del estaño': Patiño, Hoschild y Aramayo.

 Una frase suya muy conocida es "¡Bolivia se nos muere!", la cual expresó durante su último mandato en los '80s, durante un período de graves dificultades económicas. En ese enttonces, promulgó el famoso Decreto Supremo 21060, con el cual se buscaría estabilizar la situación y se empezaría a entrar a la era del libre mercado, lo que le valdría la etiqueta de 'capitalista neoliberal'.

Hernán Siles Zuazo


 Fue la mano derecha del Dr. Paz Estenssoro y recordado por gobernar el país en tiempos de la peor inflación de su historia. A pesar de esto último, varios asistieron a su funeral, pues fue un presidente muy querido y aclamado, sobre todo por su continuidad democrática. En 1956 se convirtió en el primer presidente de la historia nacional en ser elegido por voto popular, es decir, con la participación indígena, lo que consolidaría la inclusión social de estos pueblos tan importantes del país.

 Combatió en la Guerra del Chaco, llegó a ser diputado y después vicepresidente del primer gobierno de su camarada emenerrista, de quien fungió como presidente interino hasta que su regreso del exilio. Su primer período en el gobierno en los '50s no fue de gran impacto, pero trató de reparar algunos daños económicos derivados de la anterior gestión. 

 Ganó los comicios de 1980 militando en su agrupación Unidad Democrática y Popular (UDP), pero el golpe de García Meza evitó su posesionamiento, el cual sería convalidado en el '82, consolidando así el histórico retorno a la democracia, luego de tantos años de peleas egoístas y dictatoriales por el poder. Las medidas que intentó implementar en este segundo período presidencial fueron obstruidas por la mayoría parlamentaria del MNR y la Acción Democrática Nacionalista (ADN), por lo que le era difícil detener la inflación monetaria. Acortó su mandato a 3 años y convocó a elecciones, en las que ganaría Paz Estenssoro con la misión de salvar la economía boliviana.

Marcelo Quiroga Santa Cruz


 Un hombre con toda una trayectoria de valentía y una muerte muy trágica. Político y escritor, Marcelo fundó el Partido Socialista y luchó contra la dictadura de Banzer a comienzos de los '70s. Luego, fue exiliado, y después regresar, ya fungiendo como diputado, presionó para que se juzgue al presidente Banzer por los crímenes que cometió. Fue asesinado durante la dictadura de García Meza en 1980 mientras se encontraba en una reunión con la Central Obrera Boliviana (COB). Los paramilitares ordenaron que los que estén en el edificio salgan uno por uno, y los ametrallaron cruelmente.

 Fue un gran orador, pruebas de ello hay registradas en Internet, en un audio de su entrevista por radio (parte 1 y parte 2), ahí fue donde pronunció sus famosas palabras: "¡No somos pobres por ser dependientes, sino dependientes por ser pobres!". También está el gran "No hace falta ser socialista para darse cuenta de la irracionalidad de un sistema".

 Su novela, Los deshabitados, "es hoy un clásico de la literatura boliviana, que figura en las listas de sus libros más representativos". Se postuló a la presidencia en 3 ocasiones y nunca pasó de tener más del 10% de los votos. Lo cierto es que lo que caracteriza a Marcelo es su lucha desde el socialismo (con tendencias comunistas) y lo que representa para Bolivia como mártir que es. Incluso, hoy en día se siguen buscando sus restos, los cuales se dice que están escondidos dentro de un piano de cola.

Carlos Palenque


 En una época en la que los partidos políticos seleccionaban a las "caras bonitas" o los más famosos para promocionarse y llegar al poder, los comunicadores sociales eran muy buscados, y entre ellos estaba Carlos Palenque Avilés, conocido como 'el Compadre'.

 Al principio, este paceño formó parte de un grupo musical, luego condujo su propio programa de TV, para finalmente dedicarse a la política, sufrir gran desilusión amorosa y morir de un paro cardíaco en 1997. El Compadre fue muy conocido por su elocuencia y gran capacidad de orador, además de su lucha por los más pobres, por lo que se podría decir que era un "Evo Morales del siglo XX". Fue también fundador del partido CONDEPA (Conciencia De Patria), el cual quedó en tercer lugar en las elecciones presidenciales del año '97, con el 17.2% de los votos; para entonces Palenque ya había muerto y en su reemplazo estaba una mujer candidata.

 Si bien la política y la comunicación muchas veces se valen de la mentira para dar una buena imagen de las personas, y ciertamente el Compadre tenía un tono de voz bastante persuasivo, no se puede negar que el legado de este hombre lo hace alguien muy respetado en el país, especialmente en el occidente.

Domitila Chungara


 Si en Argentina tienen a Evita, en Bolivia tenemos a Domitila. De origen humilde, esta mujer realizó esfuerzos de dimensiones astronómicas por darle voz a los obreros y mujeres. Fue desarrollando su liderazgo poco a poco, hasta ser designada secretaria general del Comité de Amas de Casa Siglo XX,; este era un distrito minero en el que podemos contextualizar gran parte de su lucha y de su vida en general.

 En el libro Si me permiten hablar, de Moema Viezzer (que más que un libro era una biografía elaborada mediante entrevistas), relata los horrores que vivió al perder un hijo estando embarazada, luego de haber sido torturada por los militares de la dictadura del '67. Diez años después iniciaría una creciente huelga que acabaría con el largo y cruento gobierno del gral. Banzer, para así abrir paso a las elecciones democráticas.

 Es calificada de "feminista" por algunas ingenuas, siendo que un hito épico en su vida se dio en 1975, en la Tribuna del Año Internacional de la Mujer, organizada por la ONU. Aquí, Domitila desenmascaró, al igual que varias otras mujeres alrededor del mundo, al feminismo en su estado más puro. Ella misma lo dice: «Allí estaban reunidas cientos de prostitutas para tratar de sus problemas (...) allí estaban las lesbianas (...) su discusión era “que ellas se sienten felices y orgullosas de amar a otra mujer... que deben pelear por sus derechos”(...) No eran ésos mis intereses. Y para mí era una cosa incomprensible que se gastara tanta plata para discutir en la Tribuna esas cosas».

 Ella creía que no se debía organizar una pelea sin sentido entre ambos sexos, que hombre y mujer debían ir juntos de la mano en la lucha por un mundo mejor. Se sentía muy identificada con la idea de la familia, pues fue madre, esposa y guerrera, tenía más derecho que nadie a cuestionar la manera en que algunos se apropian de la lucha por los derechos de la mujer, cosa que hoy en día podemos ver en el país con las seudoanarquistas del colectivo Mujeres Creando.

Óscar Únzaga de la Vega


 Este líder es quizá el máximo representante del tercerposicionismo nacional. Nació un 19 de abril de 1916 y falleció el mismo día en 1959. Hace cinco años, la periodista e historiadora Lupe Cajías publicó una biografía sobre él, titulada Morir en mi cumpleaños, en la cual intenta desvelar los misterios que rodean la muerte de este gran escritor, poeta y maestro.

 Hombre católico y de gran convicción, a sus 21 años fundó la Falange Socialista Boliviana (FSB), pero a pesar de recibir cierta influencia e inspiración por el falangismo español y el fascismo italiano, siempre se desligó de estos movimientos, porque estaba consciente de que su lucha era por Bolivia y no por otro país. Muchos historiadores lo califican como todo un fanático en el buen sentido de la palabra, además de destacar su ferviente honestidad y compromiso con la patria.

 Una vez llegado al Parlamento como diputado por Cochabamba en 1947, conquistaba a sus enemigos con su temible oratoria. Su lema vital: "Dios, Patria y Hogar". En las elecciones del '56, su partido conformaba un poderoso bloque de oposición contra el MNR, y de hecho obtuvieron la mayoría en las principales ciudades, pero no podían contra el carisma del oficialismo en las zonas rurales.

 Luego de ejecutar un intento de golpe de estado el año '56, la Falange vivió su peor momento: algunos fueron asesinados, otro capturados y enérgicamente perseguidos, para ser instalados en los famosos campos de concentración. Ese mismo año, algunos sus partidarios, siendo trasladados de Santa Cruz hacia La Paz, cometieron el primer secuestro aéreo político de la Historia Mundial, que desvió el avión hacia la Argentina y salvó a sus tripulantes.

Juan Lechín Oquendo


 Pocos bolivianos han gozado de tanta trascendencia internacional como este dirigente sindical del siglo veinte. De ascendencia libanesa, combatió en la Guerra del Chaco y se dedicó bastante al deporte. En los años '40, su tendencia trotskista lo lleva a fundar junto a otros la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB).

 Participó activamente de la RN, sobre todo en la importante tarea de exigir la entrega de armas a los obreros, por si algún día la oligarquía retorna al poder y ellos necesiten defenderse del tirano. Los más altos cargos que desempeñó fueron el de ministro y de vicepresidente, bajo el amparo del MNR, pero luego de duras discrepancias fundó el Partido Revolucionario de Izquierda Nacionalista (PRIN), el cual nunca despegó como fuerza política desafiante.

 De ahí en adelante, su vida se balancea entre exilios y regresos, y justamente cuando traía de vuelta su presencia al país se ponía crítico y duro contra todos los gobiernos (incluso el del populista JJ Torres), esto demuestra que era un hombre de firmes convicciones. En 1973, antes del golpe de estado contra Allende en Chile (y justo se dirigía allí), expresó en la Argentina que Perón era un buen líder y que Paz Estenssoro se vendió al 'imperialismo norteamericano'.

 Una anécdota curiosa de 1963: cuando en un sindicato de obreros las mujeres tenían secuestrados a algunos diplomáticos de EEUU (porque el gobierno secuestró a sus dirigentes también), Lechín hizo de mediador para tratar de llegar a un acuerdo con ellas y que soltaran a los gringos por un rato, y ante su rotunda negativa, respondió: «¿Cómo es posible que con diez mil trabajadores yo me hago entender y aquí, con diez mujeres, no consigo nada?»

Andrés Ibáñez


 Considerado el primer socialista de Latinoamérica, fue un abogado y prefecto del departamento de Santa Cruz, en donde una provincia lleva su nombre. Más que al comunismo, sus ideas se acercan al socialismo de los utopistas y de influencia proudhoniana, lo que décadas después, alrededor del mundo, veríamos que evolucionaría en falanges, fascismos y demás.

 En 1872 lidera el Club Igualitario, que difundiría sus ideas en el periódico El Eco de la Igualdad. La manera en que se fundó es bastante peculiar: en la plaza principal de Santa Cruz de la Sierra, luego de un discurso donde exponía sus ideales y propuestas, se quitó sus zapatos y su traje de doctor para vestir con chaqueta de artesano, y caminando con los pies desnudos marchó con quienes lo escucharon, por las calles de la ciudad, al grito de "¡todos somos iguales!". Después de ello, el club pasó a llamarse Partido Igualitario, contando con gran apoyo popular.

 Las falta de vías de comunicación entre oriente y occidente bolivianos había estado causando grandes malentendidos: en 1876, el presidente Frías convocó a elecciones, pero poco tiempo después fue derrocado por Hilarión Daza, situación de la cual los cruceños no se habían enterado aún y, por tanto, votaron en elecciones, en las que de todos modos ganó Daza y fue apoyado por Ibáñez. Una vez designadas nuevas autoridades regionales, contrarias a las ideas de nuestro líder igualitario, apresan a este con el plan de enviarlo a La Paz a ser juzgado, pero un amotinamiento de las tropas reclamando paga de salarios lo libera de la celda.

 Al día siguiente, Ibáñez es elegido nuevamente prefecto y consolida la naturaleza igualitaria y federalista de su gobierno regional. Su logro más importante fue acabar con la esclavitud económica del departamento, pero las dificultades económicas de su movimiento lo llevarían a recurrir a ayuda en los valles, mientras un paraguayo hacía de las suyas en la prefectura. Daza envió a 400 hombres para capturarlo, porque lo consideraban comunista, Ibáñez huyó a la frontera con Brasil, y en la duda de si refugiarse en dicho país o no, fue encontrado en una hamaca por la madrugada y ejecutado más tarde el mismo día.

 Lo curioso de este hombre es que su carisma póstumo es tal, que hoy en día lo aclaman tanto comunistas como capitalistas cruceños. Cien años después de su nacimiento, el año '44, el gobierno lo declaró "servidor de los intereces nacionales". Varios pueblos tienen monumentos a él, y se le dedicó una película llamada Los Igualitarios.

Lidia Guéiler Tejada


 Es importantísimo mencionarla, porque fue la primera y hasta ahora única mujer en gobernar la República de Bolivia, aunque su mandato fue interino, ya que antes de ella el dictador Natusch Busch se había rendido ante la resistencia popular luego de unos días de gobierno (noviembre del '79), y el Congreso confió en su liderazgo como presidenta de la Cámara de Diputados. A pesar de esto, quienes la apoyaron la terminaron abandonando, por lo que no le quedó de otra que aliarse con el MNR para formar su gabinete.

 Desde 1948 militó en el MNR, pasando en el trayecto por otros partidos también, como el PRIN o el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), lo cual evidencia su carácter 'progresista'. En el '51 junto a otras mujeres se declaró en huelga de hambre para anular las elecciones, que ellas consideraban injustas; posteriormente participaría en la RN.

 Fue representante diplomática en Alemania Federal, Colombia y Venezuela. Durante su gobierno, una de sus medidas importantes fue declarar el 11 de noviembre como día de la mujer boliviana, pues en esa fecha, un mes antes, nació Adela Zamudio, una de las más grandes escritoras del país. Además, trató de enfrentar la difícil crisis económica devaluando la moneda, y subiendo los precios del transporte y la canasta familiar, lo que provocó huelgas y bloqueos de la COB. Como dato curioso: su perrita, Tunupa, la acompañó en la presidencia y en el exilio; luego de 15 años, se murió y le regalaron una de la misma raza, llamada Cucusi.

 Lidia sería derrocada nada más y nada menos que por su primo, Luis García Meza Tejada, poco tiempo después de que se celebraran elecciones democráticas en 1980, mientras se buscaba solución a la falta de mayoría absoluta. Al regresar del exilio, continuó con la actividad política, siendo embajadora, senadora y defensora institucional de los derechos humanos. Ya el año '93 se retira de la vida pública y recibe, con el paso del tiempo, una veintena de condecoraciones.

Mariano Melgarejo


 Podría decirse que este es el Boris Yeltsin boliviano, en cuanto a sus frecuentes borracheras, o también comparársele con Nicolás Maduro, alguien tan querido por su gente pero incompetente en el manejo del Estado. Sea como fuere, este hombre es considerado el peor presidente en la historia no solo de Bolivia, sino también de Latinoamérica. Lo increíble es que aún hoy en día hay gente que lo aprecia: sus coterráneos de Tarata, el pueblito donde nacieron él y otro infame dictador que tomaría las riendas del país unos cien años después. Esto de venerar a los asesinos, delincuentes y demás es una extraña tradición en algunos pueblitos bolivianos.

 ¿Qué fue lo que hizo Melgarejo, honorable, amable y respetable presidente de la república de Bolivia desde 1864 hasta 1871? Entre decenas de hazañas: regaló la región de Mato Grosso al Brasil, humilló a un embajador inglés (por no querer beber chicha) haciéndolo marcharse del país en burro y montado al revés, mataba gente de vez en cuando porque sí, ponía a prueba la lealtad de sus soldados de las maneras más ridículas posibles, se creía tan grande como Bolívar...

 En fin, ningún dictador hispanoamericano de la Edad Contemporánea se le compara en cuanto a caprichos y extravagancia. Sus anécdotas son de una excentricidad tal, que fueron recopiladas en un libro, titulado El General Melgarejo — Dichos y Hechos de este Hombre Célebre, de Tomás O'Connor. Un bloguero argentino nos comparte algunas de ellas en dos entradas.

★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★

 Y hasta aquí la lista de personajes importantes de Bolivia que todo extranjero debería conocer, o al menos recordar a alguno de ellos. De aquí a un tiempo, profundizaremos más en el tema de las dictaduras y el nacionalismo, además de personajes importantes contemporáneos, el cine boliviano, ¡y mucho más! Este año sí que habrá actividad en el blog que ya casi daba por muerto. ¡Hasta otra!

2 comentarios:

  1. Excelente entrada pero creo que falto Franz Tamayo aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, el objetivo de esta entrada era centrarnos en la reseña de personalidades bolivianas destacadas en la política, Tamayo es de otra área.

      Eliminar